miércoles, 17 de septiembre de 2008

Arráncame la Vida


Una aclaración no pedida pero necesaria: nunca leí Arráncame la Vida, el best-seller femenino/feminista de Ángeles Mastretta. Intenté leerlo allá, por los 80, en primera edición, pero se me cayó de las manos y desistí de seguir leyéndolo. Cosa rara, he de decir, porque en aquella época tenía la insensata costumbre de terminar todo libro que había empezado (ahora no: mi paciencia ha ido disminuyendo con los años: señal de vejez, sin duda).
La aclaración es importante porque, acaso, las razones del fracaso de la de todos modos muy visible Arráncame la Vida (México, 2008) están en la fuente original y no tanto en la dirección poco inspirada de un reaparecido Roberto Sneider (Dos Crímenes, 1995) o en el fatal casting de una Ana Claudia Talancón disparejísima. Sin embargo, esta suposición mía se quedará en eso, en mera suposición, porque ahora, después de haber visto la película, menos ganas me quedaron de volver al libro.
La trama cuenta el largo camino existencial, desde inicios de los 30 hasta fines de los 40 del siglo pasado, que sigue la clasemediera niña-bien poblana Catalina Guzmán (Talancón) quien, de trofeo/mujer del carismático y atrabiliario general robolucionario Andrés Ascencio (Daniel Giménez Cacho comiéndose la película), termina convertida en una suerte de Scarlet O’Hara de los pobres, con todo y encuadre casi calcado del fin de la primera parte de Lo que el Viento se Llevó (Fleming, 1939).
El problema central –insisto, desconozco si está en la fuente original, la novela de Mastretta- es que el personaje del general Andrés Ascencio –supuestamente basado en el cacique poblano Maximino Ávila Camacho, hermano incómodo del Presidente Manuel Ávila Camacho (1940-46)- es, de lejos, mucho más interesante que todos los que lo rodean. Este cínico padre-de-la-patria priísta que habla de progreso, construye presas y hace negocios por aquí y por allá forrándose de lana, siempre ve de frente para mentir mejor y sin parpadear, mastica su puro con viril fruición, habla a grito pelón y nunca se anda por las ramas.
El Ascencio de Giménez Cacho aplasta a todos los demás, sea al buenazo de su compadre “el Gordo” (Guillermo Gil encarnando a Manuel Ávila Camacho), sea al carita músico nacionalista/izquierdoso bueno-para-nada Carlos Vives (José María de Tavira), sea al untuoso licenciadillo Cienfuegos (Julio Bracho cual juvenil Miguel Alemán), sea a su propia esposa Catalina -¡que se supone es la protagonista del filme!- y cuyos problemas personales –que si el marido la engaña con media Puebla, que si el tipo le trae los hijos que tenía regados por ahí, que si la aburrida mujer se consigue un amante, que si los dos se meten entre las patas de los caballos de mi general Ascencio- se sienten tan insignificantes, tan ñoños, frente a la fascinante crónica de un sistema político en plena formación: el descarnado autoritarismo priísta que gobernaría a este país durante más de 70 años –o hasta más, pues en la mayor parte del país el partidazo sigue tan campante y las prácticas patrimonialistas de los tricolores han sido adoptadas/mejoradas por panistas y perredistas con singular entusiasmo.
De hecho, cuando Giménez Cacho sale de la escena –por ejemplo, cuando Talancón empieza a babosear con su amante director de orquesta-, la cinta empieza a hacer agua, porque ni los problemas de Catalina ni la actuación de Talancón representan un contraste adecuado frente a los tejes y manejes políticos/gangsteriles de Ascencio o frente a la recia personalidad de Giménez Cacho. Al final, lo que queda es un decente melodrama de época bien producido –el filme costó, tengo entendido, más de 60 millones de pesos-, bien actuado por Giménez Cacho y con una interesante historia política que se queda en las orillas, pues la inepta trama de una convencional women’s picture termina, por desgracia, ocupando el vacío centro de la película.

56 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Le diste en toditita la madre. Poca veces te he leído tan molesto, jeje.

A mí esta cosa de Arráncamela, ya me dio una hueva tremenda, pero soy snob así que iré a verla por "deber cultural". Puagh.

------------------------------

Cambiando a temas más, infinitamente más felices, Los extraños se estrena el viernes!! WOW.

Joel Meza dijo...

O sea que a mi esposa le va a encantar...

Carlos Reyes dijo...

Ernesto, la cinta ya recaudo 25 de los 60 invertidos, es una buena cifra?

Creo que Carlos Bonfil tiene mucha razon en llamarla una cinta clave.

Tyler dijo...

Muy buena reseña Ernesto. Ni loco la veo jeje...

Diezmartinez dijo...

Paxton: ¿Molesto? No, hasta eso: la cinta me pareció interesante en esas orillas que señalo. Lo malo es el centro, que no podría haberme interesado menos. Aunque tengo una duda: ¿será una posición de género? ¿Habrá mujeres que hayan entendido/visto la cinta de distinta forma?

Joel: A mi esposa le gustó a secas... Especialmente Giménez Cacho, con todo y sus desplantes machistas/atrabiliarios. Mujeres...

Carlos: Pues creo que sí. Ojalá que sea un éxito de taquilla. En serio: por lo menos desde aquí no le deseamos el fracaso económico a nadie. Si Sneider y compañía logran un éxito taquillero eso puede inclinarlos a hacer más cine.

Tyler: Pues la idea no es aconsejar que no la vean... Ahora sí que cada quien.

Joel Meza dijo...

Dice el Mario Netas que el gobierno de Puebla le metió lana a la película no para patrocinar cine, sino para que veamos que hay gobers piores que el precioso...

Tyler dijo...

Joel: jajajajaja!

Diezmartinez dijo...

Pues la bronca, Joel, es que se tiene la impresión que el Ascencio de Giménez Cacho tenía ciertos límites decentes dentro la criminalidad o el abuso (algo que no estoy tan seguro que podamos decir de nuestra clase política actual). Y por eso el personaje es tan atractivo al final de cuentas.

Tyler dijo...

Ernesto, no para nada, no fue por tu reseña que decidiera no ver esta cinta, es por mi total aversión al cine nacional azotado y al no azotado también.

Ya me llevado varios fiascos como Amores Perros, Perfume de Violetas, Piedras Verdes y cientos mas...

Taquero Narcosatánico dijo...

A mí me dejaron leer el libro en la prepa, y tengo que decir: ugh.

Pero bueno, el libro estaba narrado en primera persona, así que con todo el meollo político y bla, Catalina no deja de ser la protagonista. Quizás ese sea el problema del film (es mera suposición, no pienso ir a verla). A menos que también sea en primera persona y siga teniendo los problemas que dices.

Juan Carlos Romero dijo...

Con perdón, uno se la pasa deseando que el general Ascencio ponga orden y le meta un balazo en la cabeza al director del mariachi. No entiendo, empezando por la Mastretta, para qué usar todo ese contexto histórico para montar su telenovela de media tarde. Sin ser un experto, creo que Sneider cumple bien; simplemente el texto no daba para más. Un abrazo.

tomasinjaja dijo...

Si Diezmartínez no leyó el libro, ¿por qué inferir las razones del fracaso de la cinta a su fuente original?. Los que lo leímos sabemos que, sin que éste una maravilla, es al menos mucho más sugerente al abordar el tema del fracaso revolucionario que la displicencia con la que se muestra este sesgo en la película.

Contrario a la crítica, creo que Daniel Giménez Cacho es el gran fracaso de la película, como lo leí en algún lado: actua bien, pero esta mal dirigido; y en el guión su personaje está desdibujadísimo. Supuestamente estamos ante un ijo e uta (así está plasmado en la novela), pero en la película es un machito de barrio -un Tovar en Principio y Fin o El callejón de los milagros- pero con traje de militar... y encima Tovar es mucho más gracioso.

Josafat M. dijo...

Sr. Diezmartínez, anoche miré los primeros 10 minutos de Miroslava, me detuve porque me llamaron la atención los créditos de entrada, y for a second there, se me hizo medio nouvelle vague, sobre todo con la actriz esa que desconozco su nombre, pero se ve medio francesa, la pregunta es, ¿cómo está? no la terminé de ver porque tenía sueño.

Diezmartinez dijo...

Taquero: Sí, se usa la voz en off en primera persona, pero más para llenar huecos y evitarse escenas (por ejemplo, la muerte del papá) que para cualquier otra cosa. Además, se empieza usando bastante y luego, por largo, rato se olvida. Luego, se recupera en el final esta narrativa en primera persona. Por supuesto, Catalina es el personaje principal. Lo que digo es que Ascencio termina siendo más interesante... Claro, desde mi perspectiva personal.

Juan Carlos Romero: Puede ser que, en efecto, el texto no dé para más. O la adaptación del mismo, en todo caso.

Tomasinjaja: Ah, interesante. Al parecer, el tema es tratado entonces con más pertinencia en la novela. El asunto es que el filme es más una women's picture y no una particularmente lograda o original (no tendría nada de malo que fuera una women's picture, por cierto). El trabajo de Giménez Cacho es uno que atrae, para bien y para mal, la atención. Acaso en este filme haya sido para mal, porque desbalancea la historia de Catalina que, se supone, es lo importante. Eso sí: es el tipo de trabajos interpretativos que ganan Arieles. Y esta es mi apuesta para el Ariel 2009.

Josafat: Una cinta correcta, bien realizada en general, acaso demasiado fría para mi gusto. Igual la vi hace tanto tiempo que, honestamente, no sé que opine ahora si la vuelvo a ver.

CLNY dijo...

Tengo mis reservas en cuanto a Ana Claudia, pero si crees que fue un problema su elección: a quien le hubiera quedado mejor el papel?

Diezmartinez dijo...

Clny: Mmmmm... Alguien por aquí (¿o fue en otro blog?) mencionó que hubiera preferido a Cecilia Suárez pero yo difiero. Es posible que Suárez sea mejor actriz, pero el tipo lo da mejor Talacón. Creo que ella logra atrapar el papel al inicio, como la jovencita inocente (o medio inocente, porque tiene boca de caño, insólito para una niña bien poblana de los años 30). Es después cuando, creo, no logra convencer (a mí, aclaro) como la mujer que poco a poco va logrando su liberación hasta optar por conseguirse un amante. A bote pronto -esto es lo malo de los blog- se me ocurre que Silvia Pinal hubiera estado perfecta (claro, claro, la Silvia Pinal de hace medio siglo, claro está). ¿Alguna otra propuesta de casting alternativo?

roberto salcedo clark dijo...

Ah pero cómo chinga el tal tomasinjaja, columnista de tercera y frustrado.

Si a Diezmartinez se le pega la gana inferir algo AUNQUE no lo haya leído está en todo su derecho. Faltaba menos.

Y pues si la adaptación fue "sesgada" y "mal hecha", no hay a quién más culpar que a la Mastretta que ha repetido hasta el cansancio que "esta película es mejor que mi novela" y "esta película es perfecta". Un caso insólito en que el ego del novelista permea y logra el control sobre la totalidad de la película.

Carajo.

Diezmartinez dijo...

Roberto: No censuré tu comentario sólo para dar un ejemplo de por qué he elegido moderar lo que cada quien publica aquí. Creo que varias cosas que dices las pudiste haber obviado. Mi intención no es censurar malas palabras, carajo, pero sí que todos nos comportemos más o menos amables con los demás. Digo, todos estamos aquí chupando tranquilos, como hubieran dicho en el rancho de mi mamá. En fin. No pretendo dar directrices a nadie, sino confiar en los buenos modales de todos los involucrados.

Ahora bien, lo que dices sobre Mastretta es cierto: ella participó en la adaptación de la cinta. Así que tiene responsabilidad no sólo por la fuente original, sino por el guión mismo (o argumento), hasta donde sé.

El Duende Callejero dijo...

Yo insisto: imposible odiar, por más macho-tarado-robolucionario que sea, a Daniel Giménez Cacho. Él es la película. Hasta se lamenta que no salga más y que la cinta se despeñe con la bobalicona (en close up siempre, aclaro) historia de calentura, no amor. Es más, el tal director de orquesta no deja de ser un simple cameo extendido. Por más che-Guevara que lo quieran pintar.

Y si hablamos de mujeres frente a la cinta, a la mía le divirtió el Daniel Giménez Cacho. Y odio a la bobalicona Talancón. Sólo que al final dijo que le hubiera gustado más que fuera una comedia robolucionaria que una pseudo-historia de amor y contra el sistema.

Y es interesante que sea la "película más cara" de la historia del cine en México, cualquier cosa que eso signifique ¿Si no recauda ni lo que dicen que costó, qué? ¿Se hunde la "industria" o de plano se acaba la "mafia" o simplemente comienzan a gastar menos y a proponer más?

Oh... La respuesta.

roberto salcedo clark dijo...

Perdón. No es un caso insólito. Arriaga ya lo había hecho en el bufalito, aunque ahí sí apareció en los créditos como "escritor de cine" y productor de la cinta, y los que la vimos sabemos que fue también el director en lugar del venezolano prestanombres.

roberto salcedo clark dijo...

Sobre el "casting alternativo". Hay muchas actrices súper talentosas, pero por supuesto son desconocidas. Jamás se hubieran arriesgado con alguien que no fuera "estrella" como la Talancón.

Es cuestión de picarle un poco (sin albur) y ampliar el panorama fuera de esas "mafias" actorales que menciona Duende.

Pero sí, Silvia Pinal hubiera estado estupenda en esto...hace medio siglo.

Diezmartinez dijo...

Roberto: Bueno, lo que aquí no censuramos para nada son los albures. No podría escribir nada Joel Meza.

En cuanto a lo que dices de las actrices, es cierto. Si la cinta se vende como la más cara en la historia del cine mexicano, tiene que tener caras conocidas. No se van a arriesgar a colocar a una actriz que nadie conoce... Aunque, curiosamente, en Lo que el Viento se Llevó -basado en un bestseller femenino también con trasfondo histórico- el Hollywood de la época se arriesgó contratando una actriz desconocida en el cine americano como era Vivien Leigh. Y, más recientemente, en la cinta de espionaje de Ang Lee, también la protagonista era una debutante.

Duende: Mi esposa no odió a la Talancón. Pero sí la calificó como apagada al lado del personaje/actor Ascencio/Giménez Cacho.

tomasinjaja dijo...

roberto salcedo clark: Supongo yo que Diezmartínez ha habilitado los comentarios en su blog para que se concuerde y discrepe con él. Si fuese un soberbio sencillamente suprimiría los comentarios.

Tengo todo el derecho a discernir con sus críticas, Diezmartínez será un crítico profesional pero no es un totem.

Yo no chinge a Diezmartínez, tan es así que él nunca me remilgó, usted está a flor de piel y todo le hiere. Y sí, Ángeles Mastretta ha dicho blablabla y blebleble sobre la película... pero la narradora no es crítica de cine, y no hay que ser ingenuos, lo que dice es mera publicidad. Sí, participó en la elaboración del guión, lo cual no es garantía de nada, lo suyo es la narrativa, no el guionismo. No sería la primera vez que un narrador se inmiscuye en una adaptación y se siente satisfecho de ella por más que alla sido un fracaso. Carrière decía que consultó frecuentemente a Kundera en la adaptación de La insoportable levedad del ser, éste decía que le había encantado la película... la cinta era bastante pobre.

Diezmartinez dijo...

tomasinjaja: Buen ejemplo el que das con respecto a La Insoportable Levedad del Ser. Y, claro, está el ejemplo contrario: escritores que echan espuma por la boca por la adaptación que hicieron de su novela y que dicen que la película es una porquería y, sin embargo, el filme es extraordinario y la novela, termina olvidada. Por ejemplo, Ensayo de un Crimen, de Usigli, filmada por Buñuel (claro, el ejemplo es cruel: Buñuel vs. Sneider, Usigli vs. Mastreta...).

El Duende Callejero dijo...

A Ángeles Mastretta como la Catalina. Total. Debe saberse de memoria los diálogos y la última vez que la ví presentando un libro, sentí que quería (o quizá fue) actriz.

Joel Meza dijo...

¿Con quién hay que picar? ¿Qué me perdí?

Joel Meza dijo...

Ah, están contando la película. No puedo leer los comentarios completos, es contra la religión del Duende.
(Y nomás pa' calar la censura:
¡******** a su ****** *****!)

Daniela dijo...

Sr. Diezmartinez, ha habido alguna película en algún festival o en corrida normal en la que usted haya aplaudido?
Saludos!

Diezmartinez dijo...

Daniela: en los festivales, todo mundo (bueno, muchos) aplauden. Como se trata de funciones de prensa pero con los cineastas, actores y demás hacedores de la película, pues siempre alguien empieza aplaudiendo y luego todos le siguen.
Pero que recuerde haber aplaudido con gusto recientemente en algún festival... Pues con Los Ladrones Viejos, con Párpados Azules, con las dos películas de Eimbcke, con Contra la Pared...
En corridas comerciales, en México, son pocas las veces en las que la gente aplaude. En la premiere de Los Simpons a la que asistí, sí, por cierto, aplaudió de buena gana la gente.
En Estados Unidos es mucho más común y no sólo con los filmes de Indiana Jones, Batman o James Bond. Recuerdo una tarde en Phoenix, al ver Eyes Wide Shut en un repleto cine comercial de un mall, en el día del estreno en USA, que la gente, al finalizar el filme, se soltó aplaudiendo con fervor inusitado. Claro, era Kubrick y eso hasta el americano promedio lo sabía.

Joel Meza dijo...

Ah, yo la última en que aplaudí con fervor en un cine (un loco solo en la sala) fue al terminar Before the devil knows you're dead, del maestro Lumet. Con IJ4 aplaudí al principio, cuando el logo de la Paramount se convierte en montañita, luego cuando caen por las tres cascadas y al final también. ¡Viva el cine!

Joel Meza dijo...

Ah, la de Kubrick la ví en mi rancho, pero al otro lado, todavía más bicicletero. Otro loco solo aplaudiendo a rabiar...

MARICHUY dijo...

Ernesto

Una aclaración no pedida: yo leí la novela hace mucho; pero ni entonces ni ahora viendo la película, me pereció una historia femenino/feminista. Para mi, siempre fue la Apología de Andrés Ascencio [es más, poniéndome chocosa diría que ese mote femenino/feminista se lo endosaron después, como para hacerlo más "modern"]. Con el libro, me divertí y le encontré gracia, me pareció fresco y cero pretencioso... pero de ahí a ser una gran novela, jamás lo creí. Y partiendo del tipo de libro, pienso que la película -en mi humilde y descalificada opinión-, mantiene ese nivel de simpleza, pero despojada de la gracia que la lectura porducía.

SPOILER. Y como en el libro, en la película, todo gira, más allá de la pretensiones dizque liberadoras de Catalina, alrededor del General; muerto Andrés, fin del libro y fin de la película.

Saludos

Diezmartinez dijo...

Gracias, Marichuy: Entonces mi suposición era cierta. Gracias por la aclaración.

El Duende Callejero dijo...

Yo aplaudí en la de U2, en cada canción ¿Eso cuenta?

Taquero Narcosatánico dijo...

Yo quería aplaudir al final de death proof. Es que estoy chavo.

Y en mi casa luego si le ando aplaudiendo al dvd, es que también estoy loquito.

Daniela dijo...

Yo aplaudí al final de "Ratatouille" Sr. Diezmartinez, aplaudí como loca y creo que hasta una lagrima se me salió por ahí...

Marichuy, o sea que como dicen: "muerto el perro se acabó la rabia"?

Saludos

Paxton Hernandez dijo...

PfFF! A aplaudir al teatro!

Jejeje.

Joel dijo...

Ah, y me falta Mamma Mía! Paxton...

Paxton Hernandez dijo...

Nota para las editoras de Primera Fila:

Es bastante molesto que no se respete la calificación que el crítico que escribe en la reseña para la sección.

¿Me explico? Le das 2.5 estrellas y media a Los extraños, y porque el "promedio" con reseñas que nadie lee les sale 1.5, eso le ponen.

Eso sí encanija.

Gracias.

Diezmartinez dijo...

Ah, Paxton, el pleito interminable de las estrellitas. Y pensar que hubo un tiempo, cuando empecé a escribir en Reforma, que no colocábamos estrellitas. Qué tiempos aquellos...

Taquero: yo me he sorprendido aplaudiendo frente a mi tele por una cinta vista en DVD. Y no estoy chavo... ¿entonces, loquito?

Daniela: Yo no aplaudí en Ratatouille. Supongo que porque la vi con mi hija y no quería darle otra razón para avergonzarse de su padre.

El Villamelon dijo...

¿qué pedo con el Roberto Salcedo Cuac? Si algo me gusta de este blog es que todos estamos medio aterrizados (no faltaran algunas excepciones) pero este cuate de plano se le fueron las cabras pa'l monte.

El Villamelon dijo...

En cuanto a las calificaciones es mejor usar: palomera, churro, churrito y churrote, ¿no?

Joel Meza dijo...

En el blog de Ebert hay una entrada reciente sobre las estrellitas y otro tipo de calificaciones, precisamente. Y cuenta cómo fue Siskel el que dijo: la recomiendas o no la recomiendas. Pulgar arriba o pulgar abajo. Total, el que va a leer la reseña lo hará independientemente de las calificaciones. Y el que no tenga ganado, que no lo encierre.

Paxton Hernandez dijo...

Ta bueno, pero no te enojes...

El Duende Callejero dijo...

Oh, el Carver que todos llevamos dentro: de qué hablamos cuando hablamos de "comentarios en el blog"... (decir esto último rápido, de no ser así, no rima).

Tyler dijo...

Paxton, no te hagas, bien que aplaudiste en 'Parque Via' jeje

El Duende Callejero dijo...

Ahora que lo recuerdo, yo aplaudí en Cloverfield. Y fue porque por fin se había acabado.

Joel Meza dijo...

(¿Tyler espiando a Paxton en el cine?!)

Paxton Hernandez dijo...

Tyler:

Shhhhhhhhhhhhhhhh.

Diezmartinez dijo...

Villamelón: Sí, pero esas calificaciones son las mías, las de Cinevertigo. En Reforma es otro boleto. Y siempre tengo que andar haciendo "traducciones" entre la calificación del sitio y la de REFORMA. Las dos y media de Reformas sería algo así como "palomera"... O acaso mejor.

Joel Meza dijo...

¿Quién era (es) el crítico que califica(ba) con cosas como "mejor vete a cenar"? (Nunca lo leí pero recuerdo que un primo me lo comentaba en los noventas, creo que lo leía en El Financiero.)

El Duende Callejero dijo...

Hey... Arráncamela es la número uno en el país.

Y a ese crítico yo lo leí. "Mejor lee un libro", esa "calificación" provocó que le mandara una insultante carta al muy hijo de p*ta.

Diezmartinez dijo...

Sepa la bola. Escribía Gustavo García ahí, pero no usaba esa calificación (y Ayala Blanco no ha usado nunca ningún tipo de calificación, hasta donde yo recuerde).

Joel Meza dijo...

Wow, 53 comentarios. Tuve que volver a checar el título de la entrada para ver si no decía "Arráncamela, Batman".

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, increíble. Para la otra semana hago un par de entradas de Revisando a Chaplin para que la cosa se empareje.

tomasinjaja dijo...

En Laberinto, Fernando Zamora la define como "la mejor película mexicana en muchos años". Sin comentarios :S