martes, 20 de diciembre de 2016

Rogue One: una historia de Star Wars



Si de algo sirve Rogue One: una historia de Star Wars (Rogue One, EU, 2016) es para justificar por qué la “Estrella de la Muerte”, la dizque todopoderosa estación espacial que vimos explotar en La guerra de las galaxias (Lucas, 1977) –que los herederos de George Lucas le digan Episodio IV- estaba tan mal construida.  Sucede que el científico que diseñó ese “destructor de planetas” lo saboteó para que pudiera ser acabado por alguien con puntería apache –o, como fue el caso con Luke Skywalker, por quien tuviera a “la fuerza” de su lado.
Más aún: además de explicarnos de manera razonable por qué la “Estrella de la Muerte” fue hecha de forma tan inepta, Rogue One nos cuenta la historia de cómo los planos de la estación espacial fueron a caer en las manos de la Princesa Leia quien, usted se acordará, los guardó en el disco duro de R2D2 para que el robotito se los llevara a Obi-Wan-Kenobi, todo en la ya mencionada La guerra de las galaxias. Es decir, estamos ante oooootra precuela más de la historia original creada por George Lucas -¿habrá otra saga que tenga más precuelas que secuelas?-, situada poco antes del inicio de los acontecimientos vistos en el filme de 1977.
Dicho lo anterior, no es un logro menor que la cinta dirigida por el inglés Gareth Edwards (notable debut Monstruos: Zona infectada/2010, más que meritoria Godzilla/2014) se sostenga tan bien, con todo y que la historia escrita por John Knoll y Gary Whitta sea tan derivativa, no solo del universo creado por Lucas, sino de la añeja fórmula de la que abreva: la película de acción –sea bélica o del oeste- en la que un grupo de personajes llevan a cabo una misión suicida.
La protagonista es la rebelde Jyn (Felicity Jones), hija del atormentado científico Galen Erso (Mads Mikkelsen), quien fue obligado por el encumbrado burócrata del imperio Krennic (Ben Mendelsohn) a construir la susodicha “Estrella de la Muerte”. Los rebeldes liberan a la convicta Jyn con la idea de que ella los lleve hacia su padre con el fin de secuestrarlo pero, en realidad, los revolucionarios le han encargado a Cassian Andor (Diego Luna), el responsable de la misión, que se escabeche al científico en cuanto lo tenga en la mira. Llegado el momento, Jyn, Cassian y una docena de arrimados formarán un equipo suicida para poder cumplir el último deseo de Galen Erso.
Como ya sabemos en qué debe terminar todo –digo, ya vio usted La guerra de las galaxias, ¿no?-, a los hacedores de Rogue One les dejaron muy poco margen de maniobra. Es decir, Edwards  y compañía no pueden más que jugar en los intersticios de la tan conocida historia, a saber, en la creación de algunos personajes secundarios (el sarcástico androide K-2SO con voz de Alan Tudyk, el Jedi ciego interpretado por la súper-estrella hongkonesa Donnie Yen, el matarife encarnado por el actor y cineasta chino Wen Jiang), en las referencias nerdianas a otros episodios de la saga (que si aparece uno de los personajes del bar de La guerra de las galaxias, que si por ahí salen otros de los Episodios II o III), en la esperada reaparición de Darth Vader con todo y la inconfundible voz de James Earls Jones y, sobre todo, en la polémica resucitación de Peter Cushing, fallecido en 1994, quien vía tecnología digital vuelve a aparecer en pantalla como el frío y calculador Gobernador Tarkin.
Algunos colegas han escrito que Rogue One es la película más satisfactoria de la saga desde El imperio contraataca (Kershner, 1980) y supongo que tendrán razón. Pero también habría que recordar que el nivel de las tres precuelas de finales/inicio de siglo y el de la secuela del año pasado no es muy satisfactorio que digamos.
Rogue One es nada más que un buen palomazo, entretenido, derivativo y eficazmente realizado por Edwards y compañía. No más, no menos. Para los millones de fans de la saga, esto será, sin duda alguna, más que suficiente. 

3 comentarios:

Christian dijo...

Me hicieron mucha gracia varios gags, principalmente a cargo del androide irreverente y de Donnie Yen.

Y por lo demás pues sí, son tan malas las otras (particularmente The Force Awakens #jijos) que esta luce muy bien en comparación pero tampoco es como para volarse la cabeza.

McCloudKen dijo...

Después del Episodio VII no era difícil que resultara muy buena. Creo que esto es lo que uno pide del cine: entretenimiento. Y si hay humor bien puesto, personajes con los que simpatizas, y ese fan service del final, pues esta película cumple con creces.

Joel Meza dijo...

Sigo sin entender por qué tanta gente dice que Episodio 7 es mala. A mí me parece que es la versión buena de la película original.