jueves, 7 de noviembre de 2013

Gustavo García


Fotografía de David Eisenberg
Arte Digital de José Luis Santana



Conocí personalmente a Gustavo García a inicios de los 90, cuando visitó Culiacán, en plena investigación y escritura de "No Me Parezco a Nadie: La Vida de Pedro Infante", la espléndida biografía publicada por Clío en 1994. Recuerdo que en aquella ocasión compartimos un café que se convirtió en varios que luego se transformaron el algún líquido menos caliente y de color ambarino. Esa placentera conversación -y vaya que siempre fue un placer platicar con Gustavo- continuó a lo largo de los años y hasta hace pocos meses, sea porque coincidimos en alguna conferencia sobre el estado de la crítica de cine en México -en Mazatlán, nada menos-, sea porque nos encontramos en algún festival de cine, sea porque compartimos el pan -y alguno que otro líquido- en la casa de algún amigo mutuo, sea porque a través de la red intercambiábamos públicamente encuentros (su lista de lo mejor del año, su lista de lo mejor de la historia del cine) o desencuentros (su escepticismo sobre la crítica de cine publicada en internet, que nunca compartí). 
Es una pena, de verdad, que nos haya dejado tan tempranamente. La generosidad, la bonhomía, el entusiasmo y el buen humor de Gustavo hará falta en un ambiente profesional en el que es muy común que cada crítico de cine crea que su palabra es la primera, la última y la única, a tal grado que termina despreciando a quien lo lee. Este tipo de actitudes nunca encajaron en la personalidad de Gustavo. Muchos colegas -mayores que Gustavo García, menores que él, de su misma generación- tendrían que aprenderle algo. Mejor dicho, tendríamos que aprenderle algo.

Addenda:

Cómo homenaje a Gustavo, qué mejor que recordar el cine mexicano que más le gustaba. A continuación, su top-25 del cine nacional en sus primeros 100 años, publicado en la revista SOMOS número 100, en julio de 1994.

1. Vámonos con Pancho Villa, de Fernando de Fuentes.

2. La Mujer del Puerto, de Arcady Boytler.

3. La Oveja Negra, de Ismael Rodríguez.

4. Una Familia de Tantas, de Alejandro Galindo.

5. El Compadre Mendoza, de Fernando de Fuentes.

6. Los Olvidados, de Luis Buñuel.

7. El Ángel Exterminador, de Luis Buñuel.

8. Doña Perfecta, de Alejandro Galindo.

9. La Otra, de Roberto Gavaldón.

10. Río Escondido, de Emilio Fernández.

11. Ahí Está el Detalle, de Juan Bustillo Oro.

12. La Fórmula Secreta, de Ruben Gámez.

13. El Gallo de Oro, de Roberto Gavaldón.

14. Los Hermanos del Hierro, de Ismael Rodríguez.

15. Los Tres Huastecos, de Pedro Infante.

16. Aventurera, de Alberto Gout.

17. Torero, de Carlos Velo.

18. Poetas Campesinos, de Nicolás Echevarría.

19. Campeón sin Corona, de Alejandro Galindo.

20. México de Mis Recuerdos, de Juan Bustillo Oro.

21. La Casa del Ogro, de Fernando de Fuentes.

22. Salón México, de Emilio Fernández.

23. El Lugar sin Límites, de Arturo Ripstein.

24. El Rey del Barrio, de Gilberto Martínez Solares.

25. Sensualidad, de Alberto Gout.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Descanse en paz Gustavo García, era el tipo de crítico que motiva a ver cine, transmitía su pasión a los demás. Lo recuerdo en canal once dando las reseñas de las películas cuando apenas empezaba mi formación, por lo que siempre le agradeceré.

Miguel

Christian dijo...


Lo recuerdo en canal once dando reseñas de cine.

Nunca lo conocí pero parecía un tipo afable, de esos con los que uno podría conversar por horas.

Además de la pérdida que deja en el mundo de la crítica, una pena que se haya ido tan joven.

Descanse en paz.

Christian dijo...


Se ve que compartieron muchos de esos liquidos ambarinos ¿no Ernesto? Qué padre...

Tania dijo...

Descanse en paz Gustavo García. Como profesor en la Universidad provocaba lo mismo que con su trabajo... contagiar su amor por el cine.
Además siempre amable y con un gran sentido del humor. Un profesional de la crítica cinematográfica como quien escribe estas líneas.

Carl Zand dijo...

Tuve la oportunidad de conocer a Gustavo hace varios años aquí, en Culiacán, cunado vino a participar en un encuentro del antiguo DIFOCUR. Recuerdo también, que como bien menciona Ernesto, nos reunimos después de dicho evento en la casa del buen amigo Gerardo Ascencio para beber ese líquido ambarino hasta las largas horas de la madrugada platicando sobre varias anécdotas cinefílicas y sus encuentros con varias de nuestras admiradas celebridades. Hablamos de como conoció a Scorsese y de como Monica Bellucci se encantó cuando Gustavo le dijo que era una mujer "caballona" y ella le preguntó ¿qué quiere decir caballona? Claro Gustavo le contestó que una mujer voluptuosa y guapota como ella. Es una verdadera lástima; crecí viendo películas clásicas de la cinematografía mundial en el canal del politécnico en el cual, Gustavo tenía un programa comentando la cartelera del mes. El canal del poli, en aquél entonces era de lo mejor que había en cuanto a la exhibición de cine en tv; no había nada que se le comparara. Welles por la mañana, Polanski, Scorsese, Kurosawa, Fellini, Bergman, Allen,Los hermanos Marx, Keaton, etc. etc. De hecho, Ernesto me pasaba una copia de la programación cada mes para grabar las películas que nos interesaban en VHS. Ernesto tenía parabólica en ese entonces y tenía una buena colección en VHS de películas vía esa fuente. En fin, al final de esa noche llena de anécdotas, ya me había hecho buen cuate de Gustavo y me tocó llevarlo a su hotel y quedamos pendientes en organizar algún otro evento cinefílico en nuestro rancho. Descanse en paz, pues, el buen amigo Gustavo García, que como bien dice Ernesto, ese humor característico de él siempre es bienvenido en este medio en la buena crítica cinematográfica.

suavecito dijo...

Gustavo García

"la crítica y los festivales empiezan a hartarse de que González Iñárritu, Reygadas, Guillermo Arriaga y otros mexicanos crean ya haberles tomado la medida haciendo de la depresión, la miseria existencial y el remordimiento una mercancía predigerida"

sobre Reygadas: "...un cineasta que jamás había buscado la taquilla (y nunca la ha encontrado, exitosamente), que había dado la espalda a los actores, esa reliquia del arte burgués, y al usar a no actores, pasearlos por los festivales europeos y luego regresarlos a sus miserables vidas había puesto por las nubes el nombre de México"

"El cine mexicano ha caído en las trampas de su fe: ser premiado en un festival, adquirido por una televisora holandesa, verse comentado en un párrafo de Les Inrockuptibles, le compensa su miedo a ser confundido con el imperio, la inexistencia de un público local que les garantice una continuidad en su obra. Es el cine que domina ya: invisible, prestigioso, inofensivo."

"El nuevo mundo cinéfilo es un archipiélago de soledades y tiene que ver con cómo el cine está revisándose a sí mismo; las nuevas generaciones consumen con mayor comodidad un cine minúsculo, en presupuesto o en ambiciones"

Descanse en paz.

Joel Meza dijo...

Ernesto, me enteré de la muerte de Gustavo García hace rato, por la radio, mientras manejaba de la oficina a la casa. Me dio mucha pena, aunque no lo conocí directamente pero sí, un poco, por tí. Particularmente disfruté algunos de sus textos aquí mismo y aquel intercambio de opiniones en nexos, donde me incluí y me incluyó, discutiendo sobre ese escepticismo a la crítica en internet.

Lamento que ya no esté por aquí para eventualmente tener otro intercambio o al menos para seguirlo leyendo. Sé de la amistad que tenían; lo que dice el Zand me acerca un poco. Como dicen, los amigos de mis amigos son mis amigos.
Un abrazo.