martes, 14 de agosto de 2012

Cuéntamela otra vez/XXII



No fui a ver el reciente remake El Vengador del Futuro (Wiseman, 2012) porque la crítica -la de fuera y la nacional- fue tan unánimemente lapidaria que, la verdad sea dicha, no sentí deseos de contradecirla. Eso sí: me dio curiosidad por volver a ver la cinta original, dirigida por Paul Verhoeven y filmada enteramente en la Ciudad de México, en los Estudios Churubusco, en el metro defeño y en otras locaciones chilangas más. ¿Resistiría el paso del tiempo el noveno largometraje del cineasta holandés internacionalizado Verhoeven? La pregunta es necia: sí y con creces. 
El guión de El Vengador del Futuro (Total Recall, EU, 1990), escrito por Dan O'Bannon, Ronald Shusett y Jon Povill, toma sólo el planteamiento inicial del irónico relato de Phillip K. Dick "Podemos Recordarlo todo por Usted" para transformarlo en una enérgica, violenta y regocijante cinta de acción y ciencia ficción, una película tan políticamente incorrecta que, acaso, sería impensable en el Hollywood pacato de nuestros días.
La premisa del filme es básicamente la misma del cuento de Dick: en un futuro indeterminado -en el filme, en el año 2084-, Douglas Quaid, un ciudadano común y corriente -ni tanto, ya que es interpretado por Arnold Schwarzenegger- sueña cada noche de manera obsesiva con Marte y con una mujer morena a la que, de frente a las lejanas colinas marcianas, toma de la mano. Su esposa, la atlética y despampanante rubia Lori (Sharon Stone en su mejor momento), le exige a su marido que se olvide de Marte, que mejor cumpla con sus deberes maritales y lo manda al trabajo como sedita. Pero Quaid no se da por vencido: decide ir a Rekall Inc. -una compañía especializada en insertar recuerdos falsos para los pobresdiablos que no pueden pagar unas vacaciones exóticas de verdad- y contrata un novísimo paquete llamado "Ego Trip" por el que no sólo viajará a Marte, sino que lo hará en calidad de un letal agente secreto de la "Agencia". El problema es que, al iniciar el procedimiento, resultar que Quaid sí estuvo en Marte, sí es un agente secreto y, como está interpretado por Schwarzenegger, sí es verdaderamente letal.
Aunque la historia da el suficiente espacio para la ambigüedad  -¿Quaid está viviendo toda esa aventura o sólo se la está imaginando?-, Verhoeven no era en los años 90 -ni lo es ahora en el nuevo siglo: vea La Lista Negra (2006)- un cineasta particularmente ambiguo. Lo suyo está en la violencia jocosa -el momento en que Arnold toma de escudo el cadáver de un inocente para protegerse de las balas de los malosos comandado por el gran Michel Ironside-, en la cínica one-liner escupida por el limitadísimo ex-Míster Olympia -"Considera esto como un divorcio", cuando le dispara en la frente a su traicionera esposa-, en la rampante imaginación vulgar -la celebérrima prostituta de las tres tetas-, en la fascinación casi fellinesca por sus heroicos freaks -esos segundos que la cámara sigue a una prostituta enana que camina muy garbosa, ese líder revolucionario mutante que sale del estómago de uno de los personajes-, en el terrible fin que le concede a su villano de categoría Michael Ironside -aprende, Nolan: así deben morir los malosos, no porque los atropella un vocho o porque nomás se les acaba el "aigre"- y en ese exultante happy-end que, de tan perfecto/ridículo, pareciera que es falso. Pero no es falso: es de Hollywood, es de Verhoeven.

20 comentarios:

Agustín T. Galván dijo...

Hay que alejarse de la nueva. Tiene cólera...

Y vaya, la original es una muestra, en su final, de que Nolan y su Inception vale madres ¿Fue real o mentira todo? Qué importa, si nos divertimos de poca...

Christian dijo...

Si, el remake apesta en serio.

El diseño de producción, sobre todo de la ciudad de los pobres esta muy padre, se parece mucho a Blade Runner, el diseño de la ciudad de los ricos, se parece mucho a Minority Report. Eso digamos que está bien.

El problema es que esta historia se siente hueca, todo centrado en el monigote este del Farrel pero sin chiste sin vida. Y para muestra basta un boton, chequen:

En la original hay una escena donde se introduce un mono que no conocemos a decirle a Arnold que todo es un sueño, que deje de andar armando desmadres y que se tome una pastilla y con eso va despertar de su pesadilla. Luego de un par de dialogos, Arnold se da cuenta que el tipo este, esta sudando y le pregunta el por qué de esto, y el tipo al no poder darle una respuesta a Arnold, es muerto a balazos. Es una escena muy clara y sencilla donde todo se entiende.

Aca en el nueva pasa algo similar, se introduce un mono a decirle a Colin que todo es un sueño, pero aca nos tenemos que chutar como 5 minutos de dudas de parte de Colin y finalmente se decide a matar al malo porque Jessica Biel derrama una lagrima

WTF!?

Le pregunté a mi acompañante -que no habia visto la original- si habia entendido esta escena y me dijo un rotundo no. Yo le tuve que explicar lo de la original.

Errorcitos como ese que sumados poco a poco generan un desastre de pelicula son los que hacen que la comparación sea inevitable por mas que uno quiera evitarla y trate de evaluar la cinta por si misma.

Lástima porque a mi no me caen mal ni Colin, ni Jessica y mucho menos Beckinsale...

Christian dijo...

oh que la!

Nolan ya parece el payaso de feria, ya dejenlo en paz

Ahora resulta que hasta Michael Bay y Zack Snyder hacen mejor cine que él...

esto parece comedia del absurdo.

Mozzter dijo...

Ora si que "ya no las hacen como antes".

Eso que dice el Duende es cierto. Hace unos meses comentaba por ahi, que los Nolanfanaticos tenían que echar un ojo a películas como esta, antes de poner por los cielos a su mesias.

Agustín T. Galván dijo...

La nueva tiene un villano nolanesco: sabrá la goma qué quiere, pero sendos choros que se manda cada vez que asoma su jeta.

Joel Meza dijo...

Oh, y yo que pensaba ir a verla 'orita... que se me hace que mejor voy por la del Arnold al bb de $15.

Carl Zand dijo...

Sí, pura jodida epidemia de remakes de esto y del otro... Yo, ni siquiera sé porqué están jodiendo tanto con los indestructibles 2. Ya me tienen harto, ya hasta bloquee a zima de twitter por no hablar de otra cosa, de esa y de Melancolia, que ni quiero ver. Lars Von Trier no es mi mejor opción... Para contrarrestar éstos fenómenos de nuestros tiempos, me compré Days of Thunder de Scott (Tony)y Commando con el Arnold, pa´recordar buenos tiempos, aunque cause una excomunión de los cinéfilos intelectuales... ¡Salud!

adayin dijo...

no,no,no,no... perense... Si algo tiene chingon este remake es a Bryan Cranston... Donde se para es la pura onda... O soy muy fan de Breaking Bad??

Speaking of which... Ernesto, has visto esa serie? Opiniones? :)

este remake si esta bien nefasto, ni como defenderlo. Saludos

Christian dijo...

Carl

uh! Days of Thunder ¡bien!

(Ernesto nos va a partir en dos jajajaja)

pero la recuerdo emocionante, romantica, conmovedora, trepidante, dramatica y por encima de todo: la majestuosa cabellera china, alocada y pelirroja de Nicole Kidman antes de que su cara luciera tan plana como pantalla de plasma...

jo

pd: esa cabellera tuvo que inspirar a Pixar, estoy seguro.

Carl Zand dijo...

Christian, tú sí sabes... Nicole y Tom en pleno apogeo al son de Show Me Heaven de Maria Mckee. Aunque sé un carajo de carros, Scott los hace ver bien, claro. El hizo, después de todo un comercial de aviones de larga duración igual de entretenido. Y su Obrita maestra sub-valorada: Revenge con Kevin Costner y Anthony Quinn en un papel de cabrón muy duro.

Christian dijo...

Revenge, ya no me acordaba de esa.

pobrecita Madeleine Stowe, le va peor que a Maria Falconetti...

Guillermo dijo...

"pobrecita Madeleine Stowe..."

Por que pobrecita? Eso le pasa por pu...ro descuido.

Rodolfo Montalvo Medellin dijo...

Sin duda un gran entretenimiento ésta con el Arnold. La nueva ni me llama, ya desde saber que el personaje principal lo iba a hacer el Collin, pues como que no... al menos para este personaje, pues sí me gusta su secundario en Minority Report.

Carl y Christian:

Days of thunder, Ufff!! Ya no sigan que de por sí me siento ya, digamos... gandesón ¡Ja!

Ah! Sííí... la Nicole de aquellos entonces!!!

Agustín T. Galván dijo...

Nunca terminé de ver Days of Thunder... Sniff...

Carl Zand dijo...

Pero sí recuerdo que mi nigga sí se compró The Last Boyscout en Wallmart hace un buen. Esa no la tengo, por cierto. Mirda, tanto que le echaba yo a Tony Scott. Véanme ahora. Ni modo, para cortes a mil por hora, de esos que marean, él definitivamente.

Guillermo dijo...

Y se murio Tony Scott...

Joel Meza dijo...

Chin, acabo de leer el periodico y veo que ayer Tony Scott se avento de un puente en LA. R.I.P.

Agustín T. Galván dijo...

Nigga, lo volvió a hacer usted chingado, se puso a ver una cinta de Tony Scott y el amigo se nos muere. Ya no haga eso, y si lo hace, vea... La nueva de Dawn of the Dead o la de Star Wars, no Days of Thunder o alguna por el estilo.

Joel Meza dijo...

No me acordaba de la maldicion del Zand. Chingao, hay que esconderle el proyector.

Diezmartinez dijo...

Carl Zand: ¿Ya viste? Por andan comprando el DVD ya mataste a Scott el menor. Tú y tus maldiciones.

Adayin: La tengo entre los pendientes. Breaking Bad, Louie y esa de vaqueros que ya ni me acuerdo como se llama.

Joel, Duende: Hay que hacer una comisión ipsofacta que le quite los DVDs de Woody Allen, Clint Eastwood, Clint Eastwood, Martin Scorsese y Kieslows... (ah, no, ese ya felpó) antes de que pase otra desgracia. Que se quede con los de Star Wars y su edición Criterion de 300.