sábado, 5 de febrero de 2011

FICCM 2011/II


El FICC México continúa hoy con programación nacional que ya tuve oportunidad de ver hace un año en Guadalajara y con una película hongkonesa que vale mucho la pena revisar. Dice el corresponsal cinéfago Alberto Acuña Navarijo que algunas de las funciones a las que asistió ayer estaban vacías. A ver cómo están en este fin de semana largo.
Dentro de la Semana de Cine Mexicano se exhibe hoy, a las 16 horas y en Cinemark Lindavista, Martín al Amanecer (México, 2010), segundo largometraje de Juan Carlos Carrasco. La cinta es dos películas en una y lo malo es que esas dos secciones no terminan nunca de embonar por completo. En la primera, el Martín del título (Adal Ramones, convincente en plan serio) viaja de la capital a algún pueblito perdido en la nada, cargando una urna de cenizas. Al inicio, estamos en los terrenos del muy de moda slow-cinema: el tono es lánguido a más no poder -el título del filme aparece a los diez minutos y alguien dice la primera palabra a los quince- pero después, en la última parte, la cinta se transforma en una especie de thriller rural con todo y mefistofélico ricachón de horca y cuchillo (Manuel Ojeda, muy en su papel). La cámara de Aram Díaz se luce y el reparto es cumplidor (incluyo a Adal Ramones, que no lo hizo nada mal en Puños Rosas/Gómez/2004), pero la historia nunca terminó de convencerme.
En el mismo Cinemark Lindavista, a las 18:30 horas, se exhibe Depositarios (México, 2009), ambiciosa opera prima de Rodrigo Ordoñez que, presentada hace un año en Guadalajara 2011, es hora que no se estrena comercialmente. Aquí es exhibida en la Semana de Cine Mexicano.
Estamos en México, en el año dos-mil-veintitantos, en una suerte de futuro alternativo. Sucede que en los años setenta del siglo XX, aquí mismo, en nuestro país, se dio el nacimiento de la tecnología de los "depositarios" del título. En este mundo alternativo de marras, las parejas que pueden darse el lujo de pagarlo, tienen un embarazo doble. Es decir, la mujer pare a su hijo y, al mismo tiempo, a un gemelo "depositario" al que se le transmitirán todos los problemas mentales y psicológicos del "original", mientras éste se la pasa feliz de la vida, cual Fernández Noroña en día que quincena. Por supuesto, el "depositario" de marras servirá también de refaccionaria biológica si el "original" necesita un órgano interno, un ojo, un cachete o nomás quiere cambiarse las uñas.
La trama es derivativa a más no poder, pero el debutante Ordoñez no se amilana y hace bien en no hacerlo. Su cinta alterna momentos penosos con escenas bastante logradas y, sin duda, el disparejo resultado final termina siendo negativo, pero nunca pensé en abandonar la sala ni por un momento. A lo mejor usted cree que esto no es un gran elogio, pero seguramente usted no ve 5 películas mexicanas diarias en Guadalajara como yo suelo hacerlo.
Algo de lo mejor de esta jornada en el FICCM 2011 se presentará en el mismo Cinemark Lindavista a las 21 horas, dentro de una curiosa sección llamada "Presentaciones Especailes". Se trata de Accidente (Yi ngoi, Hong Kong, 2009), décimo largometraje de Pou-Soi Cheang, de quien confieso no conocer nada de él, aunque por ahí tengo arrumbada una de sus películas, Gau ngao gau (2006), de la que he leído cosas muy buenas.
Accidente es un thriller paranoico con ecos de la obra maestra coppoliana La Conversación (1974). Un cuarteto de asesinos a sueldo liderados por Ho "el Cerebro" (Louis Koo) se especializa en escabecharse a sus víctimas de tal manera que todo parece un extrañísimo accidente. Sus golpes son tan perfectos que, aunque la víctima sea un blanco obvio -digamos, el capo de una triada- nadie puede sospechar que todo fue meticulosamente planeado. Por lo mismo, porque sabe que todo puede ser planificado -la caída de un ventanal, la electrocución por un rayo-, Ho no cree en las casualidades. Así que cuando "Fatty" (Suet Lam), uno de los miembros de su equipo, es atropellado por un tranvía en una noche lluviosa, Ho está convencido de que su muerte no pudo ser ccidental y que alguien lo ha descubierto a él y a sus compañeros. Ho, un profesional de los accidentes, tendrá que descubrir quién es "el Cerebro" rival y quién entre los sobrevivientes de su equipo -el anciano "Tío" (Shui-Fan Fung) o la Mujer sin Nombre (Michelle Ye)- es un traidor.
El filme es ejemplarmente eficaz en su puesta en imágenes: en apretados 89 minutos la tensión psicológica va aumentando de manera exponencial, aunque la resolución sea demasiado convencional y hasta previsible. De todas formas, Cheang sabe cómo hacer avanzar la historia con elegancia y economía de medios. No por nada la película es producida por Johnnie To, uno de los patriarcas del cine hongkonés en las últimas dos décadas.

5 comentarios:

Leobardo dijo...

Ahh, si produce Johnny to, ya es garantia. Lastima la lejanía de Lindavista para irla a ver.
Hablando de To, Ernesto, no crees que es algo así como el papá de Tarantino?
Aunque si lo es, su hijo no le heredó tantas aptitudes, je. Aun alucino al recordar el impresionante y larguísimo plano secuencia inicial de Breaking News de To. Ufff.
Saludos

Diezmartinez dijo...

To no se rebajaría a tener esos hijos... Bueno, ya en serio, podría ser... La bronca es que Tarantino tiene muchos papás...

Joel Meza dijo...

Me recuerda a esa anécdota de Andrés Segovia, cuando le preguntaron su opinión de lo que dijo George Harrison alguna vez (en el apogeo de Beatles) de que Andrés Segovia era el "daddy of us all", a la luz del descontento de Segovia de que los Beatles grababan para la misma firma que él.
Segovia simplemente contestó: "Yo nunca he tenido bastardos".

suavecito dijo...

Johnnie To, ¿papá de Tarantino? naquever! al contrario... diré algo que siempre molesta a los "neo-orientales de tepito-lagunilla-elchopo": Tarantino fue una influencia de To.

Antes del boom Tarantinesco (1992-1997), To no había dirigido nada que pudiera entrar en el universo de Tarantino. Hasta el 97 To tenía ya una veintena de movies dirigidas, y de todas ellas la más cercana y por poquitito al cine de Mr-T, sería la de The Big Heat (1988)... y fue dirigida a 6 manos: To, Andrew Kam y por el productor (y este sí, una influencia en mr-t) Tsui Hark.

Las influencias hongkonesas de Tarantino vienen de otros directores: John Woo, Tsui Hark, Ringo Lam... el Johnnie To que amamos arranca hasta el 98(cuando Tarantino ya tenía sus 3 primeras movies) con A Hero Never Dies, la cual es casi un remake de A Better Tomorrow de Woo.

A partir del 98 y con su recién creada productora, la amada Milkyway Image, To es lo que es: un gran director de cine, un hijo de John Woo y Jean-Pierre Melville... y aquí va mi punto: es casualidad que estos dos directores, tan mencionados por Tarantino en sus inicios, sean una gran influencia en el cine que amamos de To... y que no encontremos nada de ellos en su cinematografía, haaasta despueees del boom Tarantinesco?... no lo creo.

Saludos

Diezmartinez dijo...

suavecito: Ora sí que sigo con este blog por comentarios como el tuyo. Es como abrir mi estudio para dejar entrar a gente que gusta del cine y que gusta de platicar. Dos grandes virtudes desde mi perspectiva.