jueves, 24 de febrero de 2011

Cyrus



Los pendientes se acumulan. No termino de revisar la cartelera cuando ya tengo encima el material de Ambulante 2011, la retrospectiva de "Joe" en el FICUNAM 2011, un fin de semana de Oscares y, en un mes, Guadalajara. Pero, bueno, hay que ir cumpliendo hasta donde se pueda. Por lo mismo, permítanme rescatar una cinta de la que no escribí cuando se estrenó, hace ya unos meses.
Me refiero a Cyrus (Ídem, EU, 2010), el tercer largometraje de los hermanos Jay y Mark Duplass, quienes se hicieron de cierto nombre en el cine festivalero/independiente americano con sus dos anteriores cintas, The Puffy Chair (2005) y Baghead (2008), nunca estrenadas comercialmente en México y, hasta donde entiendo, incluso inéditas en el mercado de vídeo nacional.
Los Duplass son representantes de un movimiento -¿o lo tendríamos que llamar fórmula?- conocido como “mumblecore”, nacido a mediados de la década pasada y caracterizado por la realización de películas con bajo presupuesto, actores desconocidos, guiones improvisados, y cuyas sencillísimas tramas están centradas en veinteañeros más o menos alienados, no exitosos y poco articulados –de ahí el término “mumble”: balbuceo.
No he visto las anteriores películas de los Duplass pero Cyrus, su primer filme industrial propiamente dicho, sigue el formato de cualquier “mumblecore-movie”, con todo y que fue producida por Ridley y Tony Scott, que se ve un presupuesto decente y que está interpretada por un cuarteto de actores famosos, de prestigio y nominados al Oscar. Dicho de otra manera, aunque los Duplass contaron con muchos más recursos en su tercer largometraje, su estilo visual/narrativo no ha cambiado gran cosa.
El Cyrus del título es Jonah Hill, un obeso joven de 21 años que vive con su aún guapa mamá(cita), Molly (Marisa Tomei), quien no ha tenido una relación con ningún hombre desde el nacimiento del susodicho ni-ni. Entra al escenario el patético, fracasado y deprimido cuarentón John (John C. Reilly), que no ha podido recuperarse de su divorcio de la comprensiva Jamie (Catherine Keener), que sigue siendo su jefa y, para rizar el rizo, su mejor amiga y confidente.
La trama es mínima y predecible –el recién llegado John romperá la rutina familiar dominada por el manipulador Cyrus-, pero los Duplass mantienen el interés tanto por su puesta en imágenes falsamente documental –cámara inquieta, uso constante del zoom, foco que se pierde y se ajusta continuamente- como por el trío de actores protagónicos, que logran transmitir las fallas y mezquindades de sus personajes sin perder su humanidad.
El guión -¿qué tan improvisado?- de los propios Duplass se mueve entre los atisbos de una comedia masculina de la fórmula Apatow –la aparición de Hill y del propio Reilly apuntan hacia ello- y de un drama familiar y de pareja un poco más sofisticado. De hecho, aunque el desenlace puede parecer un forzado final feliz, la realidad es que, en sentido estricto, los Duplass no garantizan en ningún momento que la paz y la tranquilidad reinarán en las vidas de John, Molly y Cyrus.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Ik wilde alleen maar een snelle reactie om te zeggen ik ben blij dat ik vond uw blog te maken. Bedankt

Diezmartinez dijo...

Anónimo: Eeerrr... Se nos acabó. Pregunte el sábado.

hardpop dijo...

Hahahaha muy buena el/la anónimo #1. Es holandes y dice algo asi:

"Yo sólo quería decir un comentario rápido que estoy contenta de haber encontrado tu blog. Gracias" (Y ni creas que lo traducí yo, existe la opción de Google Translate de detectar idioma. Dios bendiga a Google, me cae).

Sr. Vértigo, en cuanto a la movie, creo que estás siendo muy condecendiente con ella. No se, tal vez por tantas críticas positivas leidas en el ciberespacio, esperaba más, pero la vi más del montón. Me DESESPERA ese estilo "falso documental". O bueno, no tanto, pero que exageren tanto con el, hay que saber balancearlo. En Cyrus lo odié, en 'The Office' o 'Arrested Develpment' esta usado con mucha más sabiduría.

Y que gran actriz es Marisa Tomei. Infravaloradísima. Más de 40 y se da al tú a tú con Demi Moore(y sólo en cuanto al físico,no se si esté operada, pero en talento la Tomei le lleva años luz), pero sus ojos, wow, alli ves la transformación en su personaje y como se deja su alma en ello.

¡Saludos! :)

Diezmartinez dijo...

De acuerdo con la Tomei. Alcanza a llamar la atención, por más que el filme se centra en el novio y el hijo huevón ni-ni.
He encontrado, en efecto, que la película provoca reacciones como la tuya. A mí no me molestó, aunque acepto que hay algo de arbitrario en el estilo. Aunque se mantiene consistente hasta el final de la película. A ver cuándo tengo tiempo de revisar las anteriores películas de los Duplass.

Joel Meza dijo...

(Yo sólo quería hacer un comentario rápido de que estoy contento de no ser spam...)

Ufale, y yo que le saqué la vuelta. Al DVD, entonces.

Joel Meza dijo...

Por cierto, tenga varias pendientes con Marisa Tomei. Debo corregir.

Diezmartinez dijo...

Joel: "Spam spam spam spam. Lovely spam! Wonderful spam! Spam spa-a-a-a-a-am spam spa-a-a-a-a-am spam. Lovely spam! Lovely spam! Lovely spam! Lovely spam! Lovely spam! Spam spam spam spam".

Joel Meza dijo...

Bloody vikings...

Tyler dijo...

jajajajaaja

buenisimo lo del anónimo

fue como un comic relief

oye Ernesto, esa payasada de Napoleon Dinamita vendría siendo una mumblecore movie?

Josafat M. dijo...

¡Epalé! No le echen tierra a Napeoleon.

Diezmartinez dijo...

Tyler: No entra en la categoría "oficial", aunque tiene varias características similares, ahora que lo pienso.

Josafat: Easy, easy...

Andrea Carrillo dijo...

Yo considero que este al igual que su siguiente nueva serie son buenos trabajos que pretenden representar la realidad con sarcasmo