sábado, 23 de febrero de 2008

Hoy en el FICCO 2008/V


El sexto largometraje de Aki Kaurismäki, Ariel (Ídem, Finlandia, 1988), fue el primero de su abultada filmografía que recibió extensa distribución mundial. Estamos, en el mejor estilo lacónico de Kaurismäki, frente a una impávida versión finlandesa de algún film-noir americano de serie B. Después de que la mina en donde trabaja es cerrada en Laponia, el solitario Taisto (Turo Pajala) toma el cadillac que le obsequió un compañero –éste ya no necesita el automóvil: se acaba de pegar un tiro- y se dirige, con su liquidación, hacia la maléfica Helsinki. Como quien dice, del rancho a la capital. Ahí, todo lo que podía resultar mal, resulta peor, aunque Taisto se encontrará con una pequeña rendija de felicidad –algo con lo que nunca se topó su alma gemela, el vagabundo malapata de Detour (Ulmer, 1945)- y hasta la posibilidad de ser parte de una familia con todo y comprensivo hijo postizo. Así, con Over the Rainbow cantado en finlandés y con rumbo al paradisíaco México, la suerte de Taisto, a lo mejor, habrá cambiado finalmente.

Ariel se exhibe hoy, dentro de la retrospectiva de Kaurismäki que ofrece el FICCO, en Casa de Arte a las 15 horas.

6 comentarios:

Àlex Frias Haro dijo...

Recomendaría también Un Hombre sin Pasado (2002), que no podría faltar en una retrospectiva de Kaurismaki. Una ácida mirada no excenta de humor, hacia el mundo de los indigentes y gente de la calle en Helsinki. Fotografía y banda sonora geniales.
Saludos!

simental dijo...

Los vaqueros de Leningrado también termina en México... pura coincidencia?

Tyler dijo...

Ernesto si tu pensabas que ver Cloverfield y después ver L'Enfant era ecléctico, ver The Man From London y después ver Sukiyaki Western Django le dice quitate que ahí te voy a esa idea.

El lunes comento que me parecieron, solo quiero platicar que en la de Bela Tarr mi novia no pudo más y se durmió unos breves instantes y posteriormente me confesó que cuando abrió los ojos ella tenía la esperanza de que ya estuvieran casi casi los créditos finales y para su sorpresa seguía exactamente la misma toma jajajajajaja! Esa película es tan parsimoniosa que la gente se salía tranquilamente al baño y cuando regresaba realmente no se había perdido nada, la cámara apenas se había movido un metro o dos si acaso!

Saludos.

Tyler dijo...

Acabo de leer tu reseña del Hombre de Londres y me llamó la atención que por un momento yo también me acordé de Sin Lugar Para los Débiles... Claro, los Coen se echan lo de ver los cadáveres y llevarse el dinero en... 10 minutos? y Mr. Tarr se toma 60 minutos solo para eso jeje

Creo que exageré... se toma como 90.

Regreso al rato para mis predicciones sobre los Oscareables, aunque creo que en alguna entrada pasada ya las había puesto. Sigo firme en esas.

Diezmartinez dijo...

Simental: sí, pura coincidencia. En Ariel se dirigen hacia México. En Los Vaqueros... llegan acá y entran al top-ten musical.

simental dijo...

Pues claro, si Los vaqueros llegaran a México por supuesto que me volvería fan.
No he podido ver nada del FICCO... la escuela no me deja. Qué mal.